Have an account? Sign in or Sign up

Los desafíos de ser paisajista en España

Recién llegada de Brasil (ya os contaré todo sobre lo que fui a hacer allí), os quiero dejar un texto que he escrito para a revista digital “Paisagismo em Foco”, con algunas adaptaciones y mas algunos puntos de vista míos, después de pasar un mes con un proyecto de paisajismo en Brasil, mi tierra, mis raíces.
Este articulo lo escribí para los brasileños, utilizando como base para comparaciones mis 25 años vividos allí.

Los desafíos de ser paisajista en España

Conocida por los hermosos jardines de la Alhambra y el Generalife, los jardines reales de Aranjuez, o los Alcázares de Sevilla y Córdoba. Un Parque Güell de Barcelona, que nunca deja de impresionar o el Retiro en Madrid, un parque muy romántico y familiar que se considera un jardín privado por cada visitante.

Con sus 16m2 en media de zona verde por habitante, y aunque Madrid sea la capital de Europa con el mayor número de árboles y mas m2 de zonas verdes por habitante, España cuenta con sólo el 1% de superficie que es agua, y es el país europeo más vulnerable al cambio climático.

Pero a pesar de tan buena reputación, estamos hablando solamente de parques y plazas públicas. Espacios verdes para uso ciudadano, mantenidos por el turismo y por sus características tan emblemáticas. Porque si vas un poco más allá a un barrio lejano, te darás cuenta de que el prestigio de los grandes parques españoles no llegan a las plazas más pequeñas, dominadas por la maleza, infestadas de plagas como pulgones y cochinillas. Con inúmeras plantas muertas y abandonadas.

La población se queja debido a que los parques son el tercer requisito del pueblo español, después del empleo y la higiene urbana. Queremos los parques y plazas bien cuidados. Como en la capital el 80% de la población vive en pisos, los jardines públicos acaban siendo sus jardines privados y el único contacto que se tiene con el verde y la naturaleza.

Entonces nos encontramos con el otro 20% de la población que es afortunado de tener una pequeña o gran cantidad de tierra para hacer un jardín.
Es cuando te enteras que el principal requisito de estas personas es un jardín sin mantenimiento. Seguido por la necesidad de un consumo mínimo de agua y que el jardín sea sostenible.

Con respecto al consumo de agua y la sostenibilidad no se debe discutir. Aquí el agua es un recurso escaso. Los veranos son muy calurosos y secos. Apenas llueve de junio a septiembre. Hace tres años hubo una sequía tan grande que en Barcelona se multaba por regar el césped. Muchas personas han perdido metros de jardín, césped, plantas, árboles y palmeras.

Sin embargo, un mínimo de mantenimiento es inevitable si se quiere tener un jardín. Sí, se puede reducir mucho con algunas estrategias, como las mallas anti hierbas, césped artificial, madera sintética, mucho uso de grava y pavimentos. Te ayudan a no tener que sacar tantas malas hierbas, no tener que cortar el césped una vez por semana y no tener que pasar aceite en las estructuras de madeira, tales como tarimas, pérgolas y celosías. También se instala siempre un sistema de riego, diferente de Brasil, por lo que el cliente no tiene que preocuparse por estar regando las plantas. Pero siempre irán aparecer cosas que hacer en el jardín. Fertilización, poda, arrancar una hierbita que insiste en perforar la malla anti hierbas, la conducción de las enredaderas, limpiar el fondo de los estanques y fuentes.

Y cuando por fin driblas a todo esto, convences al cliente a hacer el jardín como se debe, te enfrentas a una difícil situación: adaptarse al clima español. Para una persona tropical como yo, ha sido todo un desafío. Un verano sin lluvias, con varios cortes y restricciones en el uso del agua. Y un invierno húmedo, con heladas que impiden que las raíces de las plantas que sobrevivieron el duro verano, absorban el agua que está disponible. Una selección natural de las plantas, que te obliga a mirar en la infinita variedad de plantas de clima mediterráneo.

Por suerte, la escasez hídrica, el calor excesivo y el frío, no logran eliminar la posibilidad de la creación de jardines muy atractivos.

Hay una variedad tan amplia de plantas resistentes que te sorprendes mucho. El único problema es que la exuberancia de las palmas tropicales, las bromelias, orquídeas y helechos deben ser olvidadas. Aquí estas son plantas de interior. A veces mataría por plantar musaendas, alpinias, dietes y los cacahuetes ornamentales, tan comunes y corrientes en Brasil, aquí están prohibidos.

El anhelo de los jardines brasileños se ve compensado por las sorpresas que le regala cada final de invierno un jardín europeo. Con los bulbos olvidados que salpican en sitios donde no esperabas nada, hasta bien entrada la primavera. Tulipanes, convalarias, jacintos… El cambiar del color de las hojas en otoño, amarillo, naranja, rojo. Un espectáculo de hojas caídas, o al caer, como mariposas volando sobre ti. O una primavera tan increíblemente marcada. Una explosión de crecimiento vegetal, las flores apareciendo por todas partes, donde hace una semana sólo había ramas secas. El florecimiento de los Prunus, cerezo, almendras, duraznos y ciruelas … Las ramas desnudas de hojas y vestidas con flores de olor y color atractivo.

Una lástima es que en España todavía queda mucho para que la cultura del paisajismo sea valorada. Los jardines privados todavía son considerados como desperdicio de dinero para mucha gente. ¿Y por qué no valoran la inversión que están haciendo? Miran al jardín como un artículo de lujo y se olvidan que estar cerca de la naturaleza es más que una necesidad.

A diferencia de Londres, donde los vecinos compiten para ver quién tiene el jardín más hermoso o más verde, en España la cultura del jardín no es para todos. Los parques y las plazas son agradables, pero los jardines privados, no importa cuán funcionales sean, todavía son vistos como parafernalia estética.

Nada de lo que no se pueda arreglar con el tiempo. Estamos aquí, tratando de convencerlos de que no hay nada mejor que tener un poco de verde en casa. Un pequeño pedazo de su propio paraíso.

Monique Briones
Ing. Agrónoma Paisajista
info@lapaisajista.com
http://www.lapaisajista.com

(Visited 315 times, 1 visits today)

2 responses

  1. Hola Monique.

    Muy buen comentario y entiendo perfectamente lo que planteas.
    Vivo en Chile, estudie Ing. Forestal acá en Chile, para luego estudiar Paisajismo en Olds College – Canadá. Y la diferencia es abismante. En Canadá ocurre lo mismo que en España, se preocupan del trabajo, limpieza y parques. Claro que la temporada en casi todo Canadá es más corta que España, Brasil o Chile y la adpatación a las especies locales también es un desafio.
    El problema acá en Chile es muy similar a lo que mencionas de España, la poca cultura paisajística que hay y estoy de acuerdo con lo que mencionas del lujo y no la necesidad de estar junto a la naturaleza.
    Un fuerte abrazo desde chile.

    Iván Gourdet

  2. ¡Muy buen sitio! En España cualquier profesión es un reto. ¡Enhorabuena por tu emprendimiento!

Leave a reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies