Have an account? Sign in or Sign up

Sobre sueños

“En mi trabajo diario hay que tener mucha inspiración. Considero que el paisajismo es un arte, y me encanta poder dedicarme a algo que me apasiona tanto. Pero no siempre fue así.

He tenido que luchar mucho contra todo tipo de adversidades, y saltar muchos obstáculos para poder ir detrás de lo que deseaba y quería hacer.
No es una profesión muy conocida y mucho menos valorada. No lo es en España y tampoco en Brasil, donde empecé hace ya 16 años. Pero desistir de un sueño sin luchar nunca ha sido parte de mis planes. Esta característica ni siquiera está en mi carácter. Mi genética no me permitiría jamás que dejara de perseguir mis sueños. Está en mi sangre, en mi familia: los Briones.
Sobre el año de 1962 llegaron mis abuelos a Brasil. Salieron en tren desde Madrid a Barcelona y allí cogieron un barco con destino a la tierra tropical donde nací yo. Mi padre, que en aquella época tenía 5 años, me cuenta que lloró todo el camino. No quería dejar España, que vivía una crisis bastante peor que la actual, tengo entendido. Ésto motivó a mis abuelos a marcharse en busca de nuevos horizontes. A seguir luchando, pero con nuevas posibilidades. Cogieron sus tres hijos y dejaron atrás la tan amada patria.
Pero el principio de la nueva vida no fue fácil. A decir verdad, fue realmente complicado. Un timo en el puerto de Santos hizo que se quedasen sin el poco dinero que llevaban y estuvieron viviendo durante un tiempo de ayudas de aquí y allí. Tuvieron que empezar de cero.
Mi abuela, Rosalía Briones, fue la más valiente. Con un tablero se puso a vender ajo en un mercadillo. Y de los ajos pasó al perejil. Luego “ampliando el negocio” se buscó un tablero más grande, y con el beneficio de los ajos empezó a vender otras cosas, chorizos, longanizas, aceitunas… siguió ampliando hasta tener todo un puesto de charcutería.
Los hijos tuvieron que ayudar a costa de abandonar los estudios. La vida de mis abuelos y mi padre se resumía en montar y desmontar el puesto e ir de un mercadillo a otro. Mucho trabajo, mucho sudor, mucha ilusión y ganas de vencer. Habían creado su pequeño imperio. Del puesto han pasado a un mercado, y luego a una tienda, que con los años han llegado a ser varias.
Yo crecí en este ambiente. De luchadores. Con una familia que no se dejaba abatir por nada. Esta fue mi educación, y los cuentos que me contaba mi abuela nunca se desarrollaban en castillos o en mundos de fantasía. Pero si en su tan amada España. En la rosaleda del Retiro, en los jardines de Aranjuez, o en los del colegio de monjas donde estudió. En los arboles que subía, para poder mirar más lejos.
Tanto oír hablar de España no me dejó lugar a dudas. Tenía que venir a conocer este sitio. Visitar cada rincón tan amado por esta increíble mujer. Cuando vine lo entendí todo. De repente tenía sentido que aquellos ojos verdes se llenaran de lágrimas cuando hablaba de sus vivencias en tierras castellanas.
Esta fuerza y pasión tan presentes en mi sangre, fueron el gran empujón a dedicarme a algo que casi todos a mi alrededor decían que era una tontería. ¿Ser paisajista? Vaya carrera más depreciada. En todo un curso con 80 alumnos estudiando ingeniería Agrónoma, solamente yo quería dedicarme a esto. Desde un principio y pese a todas las objeciones que me planteaban. Familiares, amigos, novio… todos me decían que mejor buscase otra cosa.
Pero mi padre y mis abuelos no. Siempre me han apoyado. Y este fue el combustible. Crucé el charco. Uní mi pasión al deseo de revivir historias en todos aquellos sitios tan anhelados por mi abuela.
Aquí eché raíces. Luché con ganas y lo hago cada día. Al principio para superar la “desconfianza”: una brasileña queriendo alcanzar el éxito en una tierra extraña y con una profesión tan poco apreciada… puede sonar raro, ¿no?
¿Pero quién ha dicho lo de coger el toro por los cuernos? Lo cojo cada vez que hace falta, y lo miro a los ojos. No me va a frenar. Porque en esta vida hay que tener valor. Los sueños no se cumplen solos. Hay que buscarlos y hacerlos realidad creando posibilidades para esto.
Con ilusión, motivación, una buena sonrisa y siempre, siempre recordando de donde hemos venido, con gratitud por cada día y por los objetivos cumplidos.
Apreciar las cosas pequeñas es la mejor manera de ser feliz.
Hay un dicho en mi tierra que explica que no hay que cazar a las mariposas. Hay que crear un jardín y estar tranquilo, porque ya vendrán a visitarte. Yo he plantado mi jardín, y vivo rodeada de mariposas.”

Monique Briones
Ing. Agrónoma Paisajista
info@lapaisajista.com
(Visited 2.561 times, 1 visits today)

10 responses

  1. qué precioso post, yo ya sé que eres una luchadora, lo demuestras en tus post, en tus publicaciones en FB y en tus trabajos. Ayyy esa brasileña en España luchando por un buen paisajismo.

  2. Muy hermosa tu historia, llena de trabajo y de ilusión.
    Espero de todo corazón que las cosas te funcionen, a pesar de la profunda crisis que tenemos siempre serán necesarios los jardines, ¿Donde vamos a olvidar nuestros pesares sino?

  3. Hola soy Olga y me ha encantado leer tu entrada de hoy.
    Qué te puedo decir?? que yo también soy Paisajista, es pasión por el paisaje y por el diseño. Pero en estos tiempos tan extraños que estamos viviendo, donde no se me deja ejercer mi pasión, ahora le dedico el tiempo a otra, también muy creativa, que me está ayudando y mucho a pasar estos tragos con algunas que otras satisfacciones.
    Te invito a visitarme en http://margotyfiona.blogspot.com y si te gusta quedarte por ahí.
    Un saludo
    Olga

  4. Felicidades Monique!

    Demostrando todo lo que vales, que es muchísimo. Nada es fácil pero experiencias como la tuya seguro que inspiran a mucha gente.

    Un beso y a seguir hacia adelante como siempre.

    Luis

  5. Desearte en este día tan especial que tengas una ¡¡Feliz Navidad!!

  6. Hola, soy de Buenos Aires,porteña, leí la nota de tu blog y me emocioné,tenés una forma muy especial de expresarte que hasta humedece los ojos, será porque escribís con el corazón. Amo las plantas y tengo un gran jardín al que trato de ponerle alma, mi alma.. Me hubiera encantado ser paisajista, pero seguí el mandato familiar, una profesión “seria” y soy abogada..qué distinto, pero nunca es tarde, me gusta mi profesión bien ejercida, pero hace un año que estudio y leo todo lo que puedo acerca de plantas..y aprendí muchísimo e hice amigas increíbles, muchas de ellas en España. Me encantaría seguir tu blog. Un abrazo fraterno desde Bs. As., de una argentina que también tiene sus raíces en Espña.

  7. Te animo a que sigas escribiendo en el blog….¡¡Feliz Año Nuevo!! Espero que este año que comienza te llene de satisfacciones y alegrías.

  8. Supongo que eres tú detrás de las Verbenas bonariensis. ¿No?
    Felicidades para el nuevo año doña.

  9. ESPERO TE GUSTE………

  10. Mel

    Buen dia! sentada en la mesa con un mate, con una revista Jardín y unas medidas que esperan ser pasadas en limpio me distraje y te leí! Que bueno es irse a veces… Soy Mel, de San Nicolás, prov de Buenos Aires, Argentina! Joven paisajista de apenas 24 años! Me encanto leerte y más en este momento en el que ando medio perdida, desilusionada ya que en este omento se me esta haciendo difícil encontrar trabajo de esto que tanto disfruto! Si bien no soy amante de las plantas, con el tiempo las voy queriendo cada día más y no hay duda de que diseñar es mi pasión! Por ahí pienso que carrerita para encontrar trabajo, no!? pero dsp me retracto y saber que es lo que me apasiona me tranquiliza! será dejar fluir todo y sentarme en mi jardín a que vengan a visitarme algunas mariposas!? =)

Leave a reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies